Tratamientos anti-xilofagos

El tratamiento por inyección es el más utilizado para tratar y proteger elementos estructurales. Con él se consigue impregnar las piezas de madera en toda su sección.

Consiste en aplicar a baja presión el producto de tratamiento, a través de tacos inyectores colocados en la madera, provistos de una válvula de retención que impide el retroceso del producto.

El producto inyectado se distribuirá en el interior de las piezas a través de los conductos naturales de la madera, vasos, radios, etc.

El tamaño de tacos a emplear, su disposición y número, así como las presiones de inyección, son variables dependiendo de la especie de madera y de la sección.

Los productos que se utilizan en este tratamiento han sido ensayados tanto en nuestro Laboratorio como en distintos Centros Oficiales, demostrando una elevada capacidad de penetración, tanto por inyección como por pulverización.

Su objetivo es paralizar la acción de los xilófagos (carcomas, termitas, hongos).

Se aplica en todo tipo de estructuras de madera maciza y carpintería de gran sección que se quieran proteger frente al ataque de los xilófagos. Los pasos a seguir para su ejecución son los siguientes:

  • Eliminación de las zonas realmente afectadas y que han perdido su capacidad de resistencia mecánica.
  •  En caso de madera con fines decorativos esta operación no se realiza.
  • Se realizará una consolidación, siempre posterior.
  • Inyección de un producto insecticida en todas las piezas atacadas, de sección superior a 7x7 cm., y en las sanas susceptibles de ataque.
  • Pulverización de todas las superficies de piezas de madera , con el fin de prevenir futuros ataques. Las superficies deben estar limpias y decapadas.

La principal ventaja de este sistema de tratamiento es su eficacia demostrada durante años, tanto como método curativo como preventivo.

Es el único método aplicable in situ que permite alcanzar penetraciones adecuadas en piezas de gran sección y que proporciona además una garantizada eficacia como tratamiento preventivo.       

El tratamiento de la madera requiere que el producto protector penetre en el interior de la misma con tal de eliminar las termitas que se hallen en ella e inmunizar a la madera del peligro de nuevos ataques de insectos xilófagos.

El tratamiento por inyección de insecticidas-fungicidas, debe realizarse en la totalidad de marcos de puertas y ventanas y en los apoyos y longitud de las vigas. De este modo se procede a la perforación de la madera cada 25-35 cm con brocas de 9,5 o 6,5 mm de diámetro en función del elemento a proteger.

 En las perforaciones se realiza la colocación de válvulas antiretorno que permiten la inyección del producto y su repartición homogénea. Generalmente al elemento a tratar.

En dichas , la inyección en la madera consiste en introducirles de 2/3 de la sección del r un producto que consta de un insecticida (para el control de las termitas y otros insectos xilófagos) y de un fungicida (para controlar los hongos xilófagos) el vehiculante acostumbra a ser un disolvente. Una serie de resinas permiten su fijación en la madera.

Actualmente existen nuevos productos en el mercado donde el producto es en base agua sin disolventes. Sea cómo sea, la correcta ejecución de las perforaciones, la inyección del producto y la aplicación en general, es aún más vital que la elección de un buen producto.

 La inyección del producto se lleva a cabo a baja presión con la finalidad de evitar posibles rompimientos de la madera, pero asegurando su penetrabilidad en las secciones ocultas.

De forma que el producto se reparta por los capilares de   la madera y los posibles huecos, galerías de los insectos xilófagos

ESTOS TRATAMIENTOS TENDRAN UNA GARANTIA POR ESCRITO DE 10 AÑOS